LA CASA DE LA GOBERNAORA Carlos E. Martos Sánchez
LA CASA DE LA GOBERNAORA Carlos E. Martos Sánchez

Acerca de la Novela

A TODOS LOS SEGUIDORES DEL MUNDO DE LA GOBERNAORA

Lo que empezó siendo el sueño de un escritor tardío, ha alcanzado en muy poco tiempo cotas inimaginables de valor, entendiendo como tal el alto contenido emocional recibido de muchos de vosotros. La Casa de la Gobernaora se ha extendido por dos continentes unidos por algo común tan importante como es la lengua.
Nos ha tocado vivir momentos difíciles donde algunos están empeñados en fraccionar no solo territorios, también personas, familias, lenguas y hasta culturas. En definitiva la sociedad.

La Casa de la Gobernaora quiere poner su granito de arena para hacer un poco más llevadero nuestro día a día. En sus páginas podremos recrear el mundo mágico del Cádiz romántico del siglo XIX. Sus personajes, ahora ya, tan entrañables y queridos, Maggie, Manuel...

Esta pasada madrugada la página web www.lacasadelagobernaora.comcreada como complemento a la novela ha alcanzado la increíble cifra de 10.000 visitas y por ello lo vamos a celebrar.

La Casa de la Gobernaora es una novela, ¿ó tal vez son dos?. La Casa de la Gobernaora son dos historias intercaladas. Su nexo son los personajes pero ni el escenario ni el tiempo se corresponden. La primera se desarrolla en Buenos Aires en 1861. Es un relato ágil que mantiene al lector ávido aguardando el devenir del argumento. Con dosis de fuertes emociones  dentro de una historia de aventuras, intriga y acción, no exenta de pinceladas violentas que rayan lo macabro. Una fina capa romántica, al estilo de la novela francesa del diecinueve, envuelve toda la obra. Sentimientos como el amor, la amistad o el honor brotan a flor de piel haciendo a los personajes vulnerables a su propio destino.

 

La segunda transcurre en el sur de España en el año 1846. Narra la bella historia de amor entre Manuel de Medina y Margareth O´Neal, Maggie para los amigos. Poblaciones como Cádiz, Jerez y El Puerto de santa María, forman el escenario de esta delicada narración, llena de pasión y amor maduro. Pero no todo es tan sencillo, los personajes tienen un pasado que no perdona. Merece destacar la meticulosa descripción de los lugares donde se desarrollan los hechos que parece transportarnos a otra época.

La Casa de la Gobernaora no es una novela ambiciosa, su único anhelo es entretener y llevado al paroxismo emocionar al lector. Motivos para ello sin duda se pueden encontrar entre sus líneas.

 

 

 Para que pueda saber quién nos ha visitado, también podéis dejarme una nota en el Libro de visitas.

INFORME DE LECTURA A CARGO DE GÓNGORA CORRECCIONES. (1)
En este informe se desglosan varios aspectos del contenido de la novela, así como su valoración literaria y comercial.

(1) Góngora Correcciones es la empresa sevillana que se ha encargado de la corrección ortotipográfica y de estilo de esta novela.
Informe de lectura.pdf
Documento Adobe Acrobat [128.6 KB]

SINOPSIS

LA CASA DE LA GOBERNAORA

SINOPSIS DE LA CASA DE LA GOBERNAORA EN [...]
Documento Adobe Acrobat [189.9 KB]

PRÓLOGO

 

 

ENTRE DOS PUERTOS

 

Desde la comodidad de un sofá y sintiendo el calor propio del verano madrileño, he viajado entre dos continentes y me he transportado en el tiempo. “La Casa de la Gobernaora” es una novela rica en prosa, vasta en historia y con una narrativa que alienta la imaginación y convierte al autor en avezado cronista.

El relato transcurre entre los puertos de Cádiz y Buenos Aires, en distintas épocas y escenarios, con personajes tan bien retratados que se les puede escuchar. Además, con la historia de estas hermosas ciudades contada de manera exquisita. He sentido, como pocas veces, los fuertes lazos que unen a España y América.

En la narración, conjuntamente nos encontramos con intrigas, crímenes e historias de amor que se suceden entre temas tan actuales, como la política, la división de clases, la inmigración o la homosexualidad. Cada uno tratado desde un sano respeto y de una mentalidad necesaria.

Sin embargo, lo más sorprendente es poder caminar por las calles y las plazas de Cádiz o de El Puerto de Santa María, admirar todo a detalle, sumergirse en los cafés y adentrarse en La Casa de la Gobernaora gracias a las palabras del autor. Sin duda alguna, la obra tiene el don divino de la bilocación.

 

 

Claudio Alemán

Periodista (Nicaragua)

AUTOR

Carlos Enrique Martos Sánchez, nace en Barcelona el 1 de Agosto de 1957. Transcurren los primeros años de su vida entre Barcelona, Düsseldorf (Alemania) y Madrid, hasta que su familia se establece en Avilés (Asturias) en 1966. Reside en la localidad asturiana durante dieciséis años, es decir toda su adolescencia y juventud. Allí descubre su vocación por las letras y en particular por el periodismo. Habitual colaborador del periódico local “La Voz de Avilés”. También escribe sus primeras narraciones cortas y cuentos, aunque nunca son publicados. En 1973 comienza a trabajar en una importante entidad financiera, donde desarrollará su carrera profesional ocupando diferentes cargos de responsabilidad. En 1982 traslada su residencia a Madrid. Casado en 1981 es padre de una hija. Su actividad profesional si bien nunca le ha apartado de su vocación literaria, sí le ha dejado poco tiempo para su dedicación. Muy perfeccionista en su estilo, requiere del tiempo necesario hasta dar por bueno un escrito. Su primera novela La Casa de la Gobernaora, es el fruto de casi dos años de investigación y redacción. Viajero empedernido, gusta de plasmar en sus historias aquellos lugares que ha conocido ó si la historia lo requiere se traslada al lugar para sentir in situ lo que le rodea y luego plasmarlo en el papel. En la actualidad está escribiendo su segunda novela ambientada en Sevilla.

 

 

LA CASA DE LA GOBERNAORA                                                                         ALBOREA                                   

SI QUIERES ALGUNA DE ESTAS NOVELAS PERSONALIZADA CON LA DEDICATORIA DEL AUTOR, TENDRÉ MUCHO GUSTO EN ENVIARTELA. PARA ELLO SOLICÍTALA A TRAVÉS DEL SIGUIENTE MAIL:

carlosmartossanchez@yahoo.es

Gabriel Mexía